Valoración – Rita Udina Apps

Para establecer el criterio ante una intervención, recurro a una especie de tabla de controles, como la de los ecualizadores de sonido:
– Valor alto/significativo <-> valor bajo / menos significativo
– Único <-> Repetido / reproducido / reproducible
– Funciona <-> No funciona
– Agujero grande <-> Agujero pequeño
– Ejecución posible / viable <-> Ejecución compleja / costosa.
Y cada objeto tiene una mezcla característica de todos ellos, que determina cuán legítimo es resolver la laguna, y cómo.
Puesto que una restauración es una intervención humana y en nuestra sociedad todo se acaba valorando con dinero, el último factor incluye cuánto cuesta la hipotética resolución de la laguna. Midámoslo en tiempo, en recursos o en euros… al final todo es lo mismo. Y, guste o no, el esfuerzo asumible en cada caso vendrá determinado por el valor del objeto.