El misterio de los nervios de hierro en un manuscrito del XVI

Esther no se agobia con la empresa que la ocupa: quitar una reparación antigua que deformaba unos pergaminos manuscritos. No puedo estar más de acuerdo con ella cuando me dice que es más complejo restaurar algo que ya ha estado … Sigue leyendo

La biblioteca secreta de Josep Cambras, encuadernador

Josep Cambras, célebre encuadernador barcelonés, me recibe siempre con mirada sarcástica y una amplia sonrisa.
Las sonrisas se tornan carcajadas cuando entramos en materia:
-Pero el libro no me lo enlomarás con cola blanca… ¿verdad?
Le pregunto mientras busco con la mirada su librería secreta… Sigue leyendo

“Smart books” y terrorismo bibliográfico

Los terroristas no siempre llevan mazos o explosivos, ni vienen de fuera, puede tratarse incluso de personas al cargo de colecciones. Debemos hacerles frente y salvaguardar los “smart books”: libros tan inteligentemente construidos que ningún material interfiere en el otro, al contrario, crean sinergias formidables. Cada uno tiene sus peculiaridades, su belleza y su función. Son un compendio tecnológico, sociocultural y artístico del momento y lugar en que fueron creados. Sigue leyendo

Lo que el viento se llevó

No me gusta tener libros sobre la guerra pero reconozco que este en terciopelo es especialmente bello. Expongo la restauración de este libro por los quebraderos de cabeza que me ha dado en cuanto a la resolución de las partes perdidas, las incrustaciones en madera. Sigue leyendo

Restauración de libro de coro en pergamino y con madera carcomida

El códice manuscrito que he puesto de fondo para la carcoma es un santoral de grandes dimensiones (62 x 44 x 12 cm) cuyas cubiertas estaban muy carcomidas en la zona de unión con los nervios. Sigue leyendo

Restauración del libro de la notaría de Esparraguera

El libro de la notaría de Esparraguera (1827), que pertenece al fondo del Distrito Notarial de Sant Feliu de Llobregat (Archivo Comarcal del Baix Llobregat), estaba muy gravemente afectado por hongos. Tanto, que había pérdidas significativas en las hojas e incluso toda la cubierta, en cartón y pergamino. Las partes restantes tenían tan poca consistencia que apenas se podían tocar. Sigue leyendo