No hay solución gordiana para el sufrido restaurador

Guillotinar, o no guillotinar ¿Es esa la cuestión?
El restaurador de libros lidia con consideraciones éticas de primer orden: a veces por los deseos del cliente, y mayoritariamente para encontrar un equilibro entre preservación y funcionalidad. Además esperamos que el resultado sea agradable: que no se vea muy nuevo, ni muy ajado; preservándolo todo… ¿sin que se rompa al tocarlo?
Encontrar una solución salomónica que satisfaga todos los requisitos roza lo imposible.
Y es que el restaurador no es de los que cortaría el nudo gordiano, más bien se empeñaría en deshacerlo aun admitiendo que esto lleva ¡toda un vida de sufrimientos! Sigue leyendo

El encapsulado como recurso (desesperado) de restauración

Llegan al taller unas pieza para exposición: presión, tiempo limitado… y para más INRI, se trata de papeles vegetales con cintas adhesivas y tintas solubles en casi todo.
¿No podrían ser obras de menor quebradero de cabeza y mayor lucimiento?
En esta entrada os cuento lo que hago cuando no creo poder hacer mucho:
Retirar las cintas adhesivas y no conseguir aplanar la obra mediante tensión :S
El último recurso consiste en montarla en un sistema de presentación que garantiza una tensión uniforme durante la exposición. Sigue leyendo

Restauración de los bocetos Sorolla con técnicas orientales: Menos es (lo) más!

Los bocetos de Sorolla representan la espontaneidad, la genialidad y la fase creativa en estado puro. Su restauración comparte con ellos esta esencialidad, este carácter de lo mínimo necesario con un efecto total. Su restauración se ha llevado a cabo al estilo Sōkō, o japonés, con técnicas y herramientas orientales como el karibari, washi, hake, noribake y demás. Tendrás que leer la entrada si quieres saber cómo. Sigue leyendo