¡Tengo hongos! (¿…o tengo foxing?)

(català / english)

Guía de identificación y tratamiento de hongos y fóxing en archivos y bibliotecas

caldo de cultivo de hongos

Una de las mayores preocupaciones en archivos y bibliotecas es la presencia de hongos. Y con razón: se desarrollan sin estridencias, y cuando los detectamos puede haber habido pérdida irreversible de información.
Antes de entrar en un pánico incontrolado y tirarnos de los pelos, debemos identificar si los síntomas delatan efectivamente la presencia de hongos, o no. Y no es fácil. De un lado porque puede tratarse de infecciones pasadas que no estén provocando perjuicios en el momento presente, y del otro porque muy a menudo los documentos antiguos tienen manchas de foxing (moteado como el de la piel de un zorro, en inglés).

Y la gran pregunta: Pero ¿el fóxing son hongos, o no?
Hay diversidad de opiniones… para mi, no necesariamente.
El foxing puede propiciar la presencia de moho, pero no es indicativo de que exista actividad microbiológica, ni de que no. Una hoja sin foxing puede muy bien tener hongos.
Aún hoy la literatura es poco concreta en cuanto a las causas de formación del foxing: según algunos se trata de microorganismos, según otros, no. Estos últimos lo atribuyen a la oxidación de partículas metálicas.

fóxing en los bordes y en las caras frontales

Fondo documental de la Autoridad Portuaria de Barcelona, planos manuscritos sobre tela que presentan fóxing en las áreas más expuestas (los bordes, en el caso de la imagen de la izquierda; y en la cara frontal del pliegue, en el caso de la de la derecha) Haciendo clic se amplía la imagen.

Qué és el foxing.
El foxing se presenta en forma de manchas oscuras, marrones (nunca de ningún otro color que no sea el del oscurecimiento del papel) en documentos de papel o de tela, pero no de piel.
Lo que no podemos negar es que es una oxidación puntual, y de esta se deriva una acidificación y debilitamiento celulósico que favorecen el crecimiento microbiano.
La evidencia también nos enseña que la exposición al oxigeno ambiental es –si no la causa principal– una gran catalizadora, pues suele ser más acusado en áreas más expuestas (bordes de las hojas, cubiertas, cortes de los libros…).

fóxing en tela, y no en papel

Fondo documental de la Autoridad Portuaria de Barcelona, en papel y tela. Ved como —a pesar de estar cosidos y haberse guardado siempre juntos— las hojas en papel (izquierda) no tienen prácticamente fóxing mientras que las hojas contiguas en tela (derecha) están considerablemente afectadas por estas manchas. Haciendo clic se amplía la imagen.

El fóxing también tiene una relación muy directa con el tipo de papel, pues algunos soportes son más susceptibles de padecerlo que otros (como ilustra la imagen de la derecha).

Y un tercer aspecto propicia la formación de foxing, y es una humedad relativa elevada. Esto es así porque la contaminación transporta componentes que hacen descomposición ácida en presencia de humedad (CO², S‾², entre otros).

El fóxing acidifica, pero el papel debería partir de un estado de previa acidificación muy intensa para que este incremento tuviera consecuencias físicas apreciables en la resistencia mecánica del papel.

El “contagio” suele ser como mucho al papel vecino (migración de acidez). Es un daño que no tiene las posibilidades de desplazarse que tienen los microosrganismos: tiene lugar donde las condiciones son favorables, y “basta”. Sin embrago el hecho de que el aire sea portador de contaminación puede hacer que, a simple vista, parezca que se contagia, como la propagación de infecciones.

Cómo hacer frente al foxing
Lo ideal sería que las medidas de conservación preventiva no lo hayan propiciado. Si existe, podemos combatir el foxing por desacidificación: deteniendo la oxidación, revertiendo la acidez y también reduciendo la actividad microbiana, que se modera en pH alcalinos.
Puesto que los daños derivados del fóxing no son alarmantes también podemos limitarlo simplemente con el uso de camisas de conservación en papel barrera (con carga alcalina) que impedirán un aumento del mismo.

FÓXING (a bajo) + HONGOS (derecha)

A veces fóxing y hongos vienen cogiditos de la mano. Las manchas moradas y el debilitamiento por hongos, a la derecha de las hojas. En el margen inferior hay oxidación puntual o fóxing. Libro  “Historiæ Naturalis de Avibus”, de Johannes Jonstonus, 1657. Del Museo de Ciencias Naturales de Granollers (Museo de la Tela).

Diferencia entre hongos y fòxing.
La confusión entre hongos y fóxing es bien natural, porque las mismas condiciones que propician el foxing (humedad, pH levemente ácido) son ideales para el crecimiento microbiano; a la vez que las consecuencias del foxing (debilitamiento y descomposición de la celulosa) mejoran este entorno idílico para hongos y bacterias (celulosa, acidez, humedad… ui, ui… paro ¡que me está entrando un no sé qué!).

esto son HONGOS

Documento impreso y manuscrito de 1873. La infección de hongos ha debilitado el paper hasta el punto de hacerlo desaparecer (lagunas centrales) y también ha ocasionado manchas de colores varios: lila, negro… Documento del Archivo Municipal de Barcelona (distrito Les Corts), antes de la restauración. Veáse también después.

Los hongos y enmohecimiento, a diferencia del fóxing, pueden presentar colores muy variados (morado, amarillo, negro…). El color de las manchas no es indicativo del tipo de hongo. Las manchas pueden ir acompañadas de moho, que son las hifas de los microogranismos. El ataque microbiológico degrada la celulosa voliéndola más débil: en el peor de los casos adquiere un tacto como de algodón, robándole toda su rigidez. A diferencia del fóxing, que puede ser más “selectivo”, afectando más un soporte que otro, los microorganismos, cuando se ponen, colonizan sin manías todo tipo de soportes, aunque degradando los orgánicos con más virulencia.

esto son HONGOS

En los estados más avanzados de la infección los hongos crecen en “3D”, lo que conocemos como moho, y que son las hifas de los microoganismos. Igual que las manchas, puede de varios colores (blanco, verde, amarillo, negro…). Imagen: dos ejemplares de libros enmohecidos.

Cómo plantarle cara a los hongos.
Nos sería más fácil aplicar un tratamiento una vez y olvidarnos del problema, pero las cosas no van así. Hay que tomar una serie de medidas muy sencillas de forma coherente y continuada: Mantenimiento de humedad relativa y temperatura adecuadas, ventilación, limpieza, y sobre todo revisiones oculares periódicas. Medidas muy sencillas y sin embargo tan complicadas de poner en práctica. Sí, porque el edificio, el clima, las dimensiones del fondo, no son aspectos que podamos modificar (el edificio en teoría sí, a la práctica… no). La conservación preventiva es clave.

Un tratamiento de desinfección hoy no garantiza que no tengan lugar futuras infecciones si éste no va acompañado de las citadas medidas, por muy fulminante que sea el método. Por lo tanto es más eficiente incidir en las condiciones del entorno y hacer un seguimiento regular, que matar moscas a cañonazos aplicando productos muy tóxicos una sola vez. Y los usuarios también salen perjudicados, sobra decirlo, en el segundo caso.

¿y el fóxing? Hombre, el fóxing, aunque nos advierte de que en algun momento las condiciones habrían sido propicias a la formación de hongos, tiene que agobiarnos menos. Admito que estas manchitas deslucen cualquier documento, pero los perjuicios directamente derivados no son tan graves: acidificación localizada. Tendría que ser extrema para que conllevara pérdida de contenidos (texto) o de soporte. Y si véis que va en camino, o no queréis de ninguna de las formas que se intensifique… pues ya sabéis dónde tenéis que llamar, que servidora os hará un buen precio para su restauración.

Sujeto a licencia Creative Commons. Compartir IGUAL citando AUTOR

19 pensamientos en “¡Tengo hongos! (¿…o tengo foxing?)

  1. Es muy interesante poder analizar e identificar las causas que originan el deterioro de los documentos para poder tomar las acciones debidas y con ello el tratamiento adecuado y así evitar los constantes errores que en algunos casos son irreparables.

    • Gracias Diana! Más que errores, yo lo atribuyo a falta de medios, en muchas ocasiones. Tienes razón que cuanto mejor se conozcan las causas, más eficientes pueden ser los tratamientos.

  2. Muy interesante tu articulo. Como restauradora de documentos con algo de experiencia unos 30 años estoy completamente de acuerdo en que la prevencion es primoldial. Solo un conentario en cuanto a la salud la tuya y la mia. La contaminacion por hongos debeponernos en alerta para adoptar las medidas de seguridad para todas y cada una de las personas implicadas en el manejo de la documentacion contaminada asi como su debido. aislamiento del resto de obras hasta su tratamiento. Los daños irrevversibles para la salud soon muy serios.
    Felicidades por tu blog

    • Muchas gracias Ana,
      Tienes toda la razón. Por supuesto, si hay hongos se deben poner en marcha todas las medidas de seguridad, tanto para las personas como para la documentación.
      Saludos!

  3. Rita,muy interesante su artículo, diagnosticar correctamente la documentación y los depósitos donde se encuentran, nos ayuda a implementar políticas y procedimientos de conservación eficientes.

  4. Gracias por un artículo tan interesante.
    Desde mi ignorancia (y temor, también sea dicho), le quería hace unas preguntas, aunque ya esté respondida en su entrada:
    El caso es que encontrado la edición de un libro que busco de 1847. Sin embargo, el ejemplar presenta manchas de óxido; así lo describe el librero y yo lo he apreciado en las fotos que me ha enviado. No parecen exageradas ni afectan al contenido.
    Las preguntas son: ¿esas manchas, si las condiciones de mi bibliotecas son las adecuadas, no avanzarán o, con todo, seguirán aumentando? ¿Hay posibilidad de que afecte a lo libros contiguos?
    Perdone mi incultura e inseguridad.
    Muchas gracias.

    • Gracias por tu comentario Carlos,
      No se puede predecir con seguridad si las manchas aumentarán o no. Lo ideal para que no incrementen es que el libro esté en un sitio con humedad relativa moderada a baja (45-55%), aunque la naturaleza del papel puede ser a su vez la causante de esas manchas, por lo que inncluso guardando el libro en las mejores condiciones, éstas podrían aparecer y/o agrandarse.
      Si está en las mejores condiciones (humedad moderada, baja temepratura, unos 15ºC) este proceso será tan lento que no lo apreciarás.
      En cuanto al “contagio”; si el papel/libro vecino es de mejor calidad que el de las manchas, puede verse afectado, pues el que esté en peor estado desprendería acidez de resultas de la oxidación. Eso si las condiciones lo favorecen, pues en un ambiente seco la acidez se transmite más lentamente.

      Saludos muy cordiales

  5. Hola!!! Excelente explicación. Muy cierto que la prevención es fundamental. Pero, una pregunta, en caso de detectar hongos luego de estudio macro y microscópico, ¿Qué hacer? ¿Cómo lo desinfectas? ¿Qué productos usas? ¿Cuál es el procedimiento? ¿Los limpias en seco? ¿Los lavas? ¿Usas algún producto? Agradecería enormemente su ayuda. Muchos saludos!!!!

    • Candelaria,
      Hay varios tipos de tratamiento de desinfección. Podríamos distinguir, por ejemplo, según cantidad de material afectado (y si es homogéneo o no), aunque también por otros parámteros: intensidad de la infección, etc. e incluo recursos disponibles.
      La limpieza húmeda sin medidas especiales podría incrementar la infección, por lo que es preferible hacer un tratamiento de desinfección previo, luego lavar (si procede) y hacerlo con precauciones especiales.
      La limpieza en seco, eliminando las esporas de hongos, es muy efectiva porque reduce el riesgo de incremento de la infección en caso de que las condiciones sean favorables. Y si estas lo son, lo prioritario es cambiarlas y/o retirar la documentación de ese microclima favorable a su degradación.
      En cuanto a la desinfección en si misma, lo mejor es ponerse en contacto con un restaurador y pedirle consejo para el caso concreto. Desde luego esta entrada no pretendía ser una solución de tratamiento universal para todos los casos, y las preguntas que me haces van más allá de mi intención. Hay que dar trabajo a los restauradores, también: si tienes alguno cerca pídele ayuda y te responderá mejor de lo que pueda hacer yo en un comentario de blog. Además será una gran inversión patrimonial, ya que un tratamiento profesional de conservación preventiva ahorrará mcuhos recursos a medio y corto plazo.

      Muchas gracias y un saludo

  6. Hola

    Tengo un problema y me gustaría saber si usted pudiese ayudarme, así como si existe una solución o me recomienda a alguien en particular.
    Sucede que hace unos meses me entregaron mi Titulo Universitario, lo guarde y cual seria mi sorpresa que al verlo de nuevo tiene manchas de oxido provocado por el mismo sobre en el que estaba guardado y la humedad.

    Le pido por favor su ayuda.

  7. Hola muchísimas gracias por la información, está super. La verdad me quedó muy claro la diferencia y lo que más me llamó la atención fue lo de las manchas color morado, puesto que en el momento estamos organizando el fondo acumulado de la Policía Metropolitana Santiago de Cali (Policía Nacional de Colombia). donde algunos libros presentan este tipo de manchas y los estamos aislando, bendiciones.

  8. Buenos días,

    He cogido un libro de la biblioteca que está lleno de manchitas marrones por lo que deduzco que es foxing.¿Hay algún riesgo para la salud y la de los mios el hecho de que manipule dicho libro?

    Gracias

    • Ante la duda, lo mejor es manipular el libro con guantes.
      Para tener la certeza o no de que se trata de posibles patógenos se debería hacer un análisis, aunque yo no me alarmaría. Lo habitual es que se trate de foxing (manchas de oxidación metálica) y por lo tant sea inocuo.
      Saludos

¿Qué opinas?